fbpx

El futuro de la agricultura

El futuro de la agricultura

La hidroponía cultivada en gran escala tiene un enorme potencial para:

  1. Suministrar suficientes alimentos de forma sostenible para alimentar cómodamente a toda la humanidad en un futuro previsto.
  2. Permitir que grandes extensiones de tierra vuelvan al paisaje natural restaurando las funciones y servicios del ecosistema.
  3. Aprovechar los espacios urbanos abandonados y no utilizados.
  4. Romper el ciclo de transmisión de los agentes de enfermedad asociados a un entorno contaminado por las heces.
  5. Permitir la producción de alimentos durante todo el año sin pérdida de rendimientos debido al cambio climático o a los fenómenos meteorológicos
  6. Eliminar la necesidad del uso a gran escala de pesticidas y herbicidas.
  7. Proporcionar un nuevo e importante papel a las industrias agroquímicas (es decir, diseñar y producir dietas seguras y químicamente definidas para una amplia variedad de especies vegetales comercialmente viables).
  8. Crear un entorno que fomente la vida urbana sostenible, promoviendo un estado de buena salud para todos aquellos que elijan vivir en las ciudades.

¿Pero cuál es el problema?

Nuestro sistema de agricultura actual tiene una enorme tarea: en 2050 tendremos que aumentar la producción de alimentos en un 70% aproximadamente para satisfacer las necesidades calóricas de una población mundial de aproximadamente 9.800 millones de personas, de las que se prevé que el 68% vivan en zonas urbanas. Si proyectáramos un crecimiento lineal del rendimiento de nuestra producción de agricultura de las últimas cinco décadas, no estaríamos ni cerca de alcanzar este tipo de crecimiento para 2050.

La cantidad de recursos utilizados por la agricultura tradicional es enorme. Con la mayor parte de la producción de cultivos ya llevada a su límite genético y químico (un aumento significativo en el uso de fertilizantes o pesticidas no aumentará suficientemente los rendimientos), la intensificación y la expansión de la tierra empleada para la producción de alimentos se han visto como las únicas opciones viables para satisfacer estas crecientes demandas de alimentos.

 A nivel mundial, el 70% de la utilización del agua se destina a la producción agrícola, en gran parte debido a prácticas de riego insostenibles. En la actualidad, el 38% de la tierra no helada del planeta se emplea para el cultivo de alimentos. Este porcentaje seguirá aumentando: en 2050, habrá que transformar 593 millones de hectáreas de tierra en terrenos agrícolas para satisfacer las necesidades calóricas previstas de la población mundial si seguimos como hasta ahora. Esta tierra necesaria equivale aproximadamente al doble del tamaño de la India. Este panorama está poniendo en riesgo de destrucción total a muchos ecosistemas esenciales, especialmente a aquellos que son clave para mantener un equilibrio ya alterado de dióxido de carbono en nuestra atmósfera.

Estas son algunas de las muchas razones por las que debemos encontrar alternativas a nuestro sistema agrícola actual para satisfacer la creciente demanda de alimentos, dista mucho de ser exhaustivo. La agricultura hidropónica ofrece una solución a muchos de los perjuicios de los problemas agrícolas actuales de nuestro mundo.

¿Por qué Hidroponía?

En un cultivo tradicional que tiene que usar muchos kilómetros cuadrados de terreno, los cultivos enfermos son mucho más difíciles de identificar y sacar del contacto con los demás cultivos del campo. Como modelo de negocio, la agricultura modular también permite un proceso de crecimiento mucho más eficiente, en el que la transferencia y el empaquetado de las plantas pueden completarse sin causar ninguna perturbación a otros cultivos. Por último, con la ayuda del cultivo sin suelo, este diseño modular permite que el espacio de crecimiento esté en uso constante. En otras palabras, no es necesario un periodo de espera después de cosechar un ciclo de cultivo antes de que se pueda volver a plantar el siguiente. Con la ayuda de un flujo constante de aportes de nutrientes y luz que reduce significativamente el ciclo de cultivo, este modelo de cultivo puede dar lugar a ciclos de crecimiento de 7 a 14 veces más que las prácticas tradicionales.

La agricultura hidropónica tiene un gran potencial para mitigar las amenazas que estos años suponen para nuestro sistema agrícola.

El diseño modular de las granjas verticales hidropónicas permite a los agricultores modificar la disposición de las plantas para maximizar el empleo del espacio y optimizar el espacio del suelo. Como las granjas verticales se extienden hacia arriba en lugar de hacia fuera en un plano horizontal, los agricultores pueden cultivar de 3 a 10 veces más en el mismo espacio que las granjas convencionales, dependiendo de la disposición específica. El diseño modular de las granjas horizontales hidropónicas cuenta con mayor rendimiento en comparación a los cultivos tradicionales, por ejemplo, un cultivo tradicional a campo abierto en 15 semanas puede llegar a sacar 12-15 tons/ha, un cultivo tradicional de invernadero 22-25 tons/ha en 15 semanas y un cultivo hidropónico como el de hyfood hasta 30 tons/ha en esas mismas 15 semanas.

Las granjas hidropónicas ofrecen un camino hacia una ética alimentaria más sostenible que da prioridad a la salud de nuestros alimentos, cuerpos y medio ambiente sin el uso intensivo de productos químicos. La agricultura hidropónica ya se está integrando rápidamente en las redes alimentarias actuales. Aunque el problema climático global es multidimensional y resultado de muchas prácticas diferentes, reducir el impacto de la industria agrícola será un gran paso adelante. A principios del siglo XXI, la agricultura hidropónica aún no se había inventado. Ahora, solo 20 años después, la industria ha ganado terreno y ya está cambiando drásticamente nuestras prácticas agrícolas y el futuro de nuestro sistema alimentario.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram